miércoles, 29 de febrero de 2012

Olvidadero negro

Aprovecho esta tira, un tanto escatológica, para saludar a mi tío Javi. No, no es broma: tengo un tío que se llama así y que sólo me lleva tres años. Desconozco si padece del mismo mal que Xaume, pero al igual que un servidor aprendió a leer tebeos (Astérix, Mortadelo...) en ese lugar donde de repente encuentras la inspiración.
Hoy en día mi tío es una de esas personas que siempre están por ahí, cuando menos lo esperas. No es que estemos demasiado unidos (cada cual lleva su vida a cuestas), pero me alegra alardear de un excelente comercial azulejero y de un formidable padre de familia. Es el mejor. Seguro que lee estas tiras a golpe de Ipad, perdido en algún aeropuerto, en la soledad de una ciudad desconocida, dentro de una interminable habitación de hotel.

martes, 28 de febrero de 2012

El fantasma de la manzana

Vaya por delante todo mi respeto y admiración por la figura de Steve Jobs. Esta tira viene a colación de uno de sus últimos adelantos: ibook creator, la herramienta intuitiva que permitirá crear libros interactivos a los profesores sin conocimientos informáticos. Toda una revolución que, desde mi punto de vista, está a años luz de la actual situación que atraviesa la Educación Pública española.
Todo se andará, pero puestos a tener un fantasma con solera por estos andurriales, nadie mejor que el bueno de Steve, o como le llamaremos por aquí... "Estif Chobs", que la sombra de Apple es alargada...

lunes, 27 de febrero de 2012

Agujeros de gusano en el aula

Buff, corrige que te corrige apenas me ha quedado tiempo para la tira de hoy.
Aprovecho para dedicar unas palabras a Lucía y Daud, del Comité Español de UNRWA. Durante dos lunes han explicado a mis chavales de 2ºESO la realidad del pueblo Palestino, la naturaleza última de los conflictos y los conceptos más básicos de Educación para el Desarrollo.
La experiencia ha merecido la pena. Ya hablaré de ella más adelante.

martes, 21 de febrero de 2012

El temor de un profe sabio...

Bueno, vamos con cosas menos prosaicas. Los claustros de profesores vienen impregnados de un hálito romántico para los profesores neófitos, pero creedme: suelen ser un auténtico tostón.

lunes, 20 de febrero de 2012

Protestas educativas, cuestión de puntos de vista

Tira de última hora, a colación de los acontecimientos vividos en Valencia a lo largo del día.
Desde aquí muestro toda mi solidaridad con la comunidad educativa del IES Lluis Vives, a la par que manifiesto mi desconcierto ante la información vertida por algunos medios, los cuales indican que muchos alumnos acuden a las protestas coaccionados por una serie de profesores que prometen aprobados.
Dejemos clara una cosa: ¿Qué clase de personas se piensan estos señores que somos? ¿Animales? ¿Locos?
Como docente me enorgullezco de promover un pensamiento crítico, pero de ahí a dirigir a los chicos hasta el matadero va un trecho muy grande.

Bestia parda con coletas

Pues nada, hasta aquí la presentación de Amparito. Mañana continuará la cosa con nuevos temas, que las sagas (si pasan las cinco tiras) se hacen un tanto cansinas. No conviene estirar la historia como si fuera un chicle, máxime en un medio tan poco elástico como la tira cómica.

domingo, 19 de febrero de 2012

Error de comunicación

Reconozco que el comportamiento de Amparo tiene algo de sueño irrealizable, máxime cuando muchos padres son un poco plomizos con los hechos y milagros del retoño de sus amores...

miércoles, 15 de febrero de 2012

Pequeño desastre animal

Así, con un título prestado de la canción de Vetusta Morla, presentamos a la pequeña Amparo, nueva conserje del instituto donde trabaja Xaume, personaje muy querido por los lectores en la anterior etapa de este blog.
La verdad es que dibujar a Amparo es siempre una alegría. Me encanta esa pintilla de niña buena que tiene. La he considerado siempre mi Akane Tendo particular y, por supuesto, su forma de ser está basada en alguien a quien quiero mucho y que lleva la friolera de siete años y pico compartiendo la vida conmigo. Esta tira, imprevisible e inesperada, se la dedico a ella. Reconozco que soy un poco cursi, pero... es lo que hay.

Cómics para clase de matemáticas



Interesante la propuesta que me envía Tomás Morón, profesor de la Escuela de cómics Joso: Mateaventuras, Recursos en forma de cómic para la asignatura de matemáticas. Desde mi punto de vista (soy profe de sociales) los encuentro fascinantes y muy recomendables.
Otra prueba más del potencial de las viñetas como recurso didáctico en el aula.

lunes, 13 de febrero de 2012

Las cosas claras

Ahhh, las tiendas de cómics y su fauna variopinta (empezando por los libreros) aquí en Castellón me encanta perderme por Siragga Cómics, que este mes cumple tres años. Últimamente no me prodigo demasiado (cosas de la crisis), pero son mis alumnillos quienes se dejan caer, señal de que hay afición para rato.
En el universo de En clase no se dibuja la librería se llama Viñetrón, y la regenta el bueno de Pepe Vicio, íntimo amigo de Xaume desde que ambos cometían tropelías en el instituto, allá por el año del hambre.

Demasiada casquería

Las tiras de En clase no se dibuja suponen todo un acicate para mi actividad laboral. Disfruto dibujándolas en la sala de profesores, me encanta sentarme delante del ordenador y dalres color, colocar los bocadillos, idear nuevas maldades.
Pero lo que más me gusta es pensar en todos vosotros, los lectores. Me siento orgulloso de robaros una sonrisa. Me alegra que lo paséis bien con las estrafalarias aventuras de Xaume y compañía.
Con la que está cayendo últimamente, ya es bastante.

domingo, 12 de febrero de 2012

Séptimo arte

Pues si amigos, descubres que eres profe cuando empiezas a poner películas en el aula... Películas que te gustan, de las que consideras importantes para tus alumnos, de las que enseñan algo... O no.

jueves, 9 de febrero de 2012

¿Te puedo preguntar una duda?

Basado, como ocurre demasiado a menudo, en hechos reales...

Supertipos


La semana pasada llegué al IES con una camiseta del Capitán América y hubo un compañero que, en medio de las protestas educativas, se extrañó de mi devoción hacia el bueno de Steve Rogers. Evidentemente, no tenía ni la más remota idea de quien era este tipo, ni conocía su historia comiquera ni había profundizado en las particularidades del personaje. El Capi, para mi compañero, simbolizaba algo parecido a un icono mediático, similar al Tío Sam o el Águila Imperial (que por cierto, no es más que un pígaro) De hecho, supongo que las imágenes promocionales de su encarnación cinematográfica le producirían un prurito tan molesto como innecesario, disipable sólo mediante el visionado de la película. No esperen ustedes epifanías y revelaciones. Tal como habrán imaginado (y constaté ante su arqueamiento de nariz) esa situación es del todo imposible.

A estas alturas tampoco pretendo convencer a nadie sobre los parabienes del tebeo norteamericano, pero hay tanta sustancia en su discurso, tantos valores pedagógicos en el mensaje de los cómics de Superheroes que resulta imposible no hacernos eco del cambio de los tiempos. Si tradicionalmente se ha tratado de un género que ha echado para atrás a sectores recalcitrantes (de los que se regodean en la ficticia diferenciación entre alta y baja cultura), identificando sus clichés con los de una forma de ver el mundo cincelada a golpes de hamburguesa, desde que gente como Alan Moore y sus coetáneos aparecieron por el mundillo, ya nada ha vuelto a ser lo mismo. Y qué demonios: podemos aplicar el mismo rasero a algunas opus magna del género en sus etapas clásicas. Los números de Stan Lee y Jack Kirby que engarzan la montaña rusa de Los Cuatro Fantásticos, por ejemplo.

Resulta imposible plantear la Guerra Fría sin hablar sobre los superheroes Marvel, pues constituyen uno de los documentos gráficos más interesantes acerca de la sociedad de masas en dicho periodo. No deja de ser curioso, por ejemplo, que el primer número de los 4 Fantásticos apareciera a rebufo del primer viaje orbital (el protagonizado por Yuri Gagarin) No es fortuito que la misma radioactividad capaz de fundirte el cerebro y calcinar tus células (en base a un tipo de mal ante el cual no caben ni máscaras de gas ni refugios antiatómicos) convierta en superdotados a alfeñiques como Peter Parker, Matt Murdock y Bruce Banner. No es baladí que los dones recibidos encarnen, en ocasiones, una tara y una amenaza (que se lo pregunten a los X-men) Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

En los cómics Marvel de los años sesenta el mundo lo conforman dos o tres lugares: América, personificada en una única nación (los Estados Unidos), Latveria (que viene a ser algo parecido a la caduca y vieja Europa) y Wakanda, ficticio reino africano regentado por un monarca justo (que además es superheroe) y oculta en su subsuelo una preciada fuente de energía... a la cual nunca llegan a echar mano las multinacionales. Abundan las alusiones veladas al otro bloque, el comunista, donde vive más de la mitad de la población mundial, pero son vacías y áridas. Una mujer como Sue Richards disfruta del poder de la invisibilidad y “deja el trabajo más duro a los hombres”, pues prefiere irse de compras con La Avispa, diseñadora de moda moderna y hacendosa a la vez. Me limito a señalar la punta de un iceberg, de un landscape en forma de universo retroalimentado, pantagruélico y vertebrado en el cual, además, apenas discurre el paso del tiempo para sus protagonistas, donde muy pocas veces se muere del todo y las modas, los cambios sociales y los apuntes contemporáneos, se suceden con cadencia mensual.

Imposible agotar el género desde una perspectiva global. Hemos de acudir a las particularidades del mismo, y en este sentido, cuando hablo de superhéroes con mis alumnos les explicito una de sus características más evidentes: la apuesta por la ficción. Invito a mis chicos a buscar la picadura de una araña radioactiva que les otorgue poderes especiales. Les animo a esperar que, cuando el abusón de turno les esté machacando en el patio, aparezca Tony Stark con su armadura y les saque las castañas del fuego. Si veo a uno de ellos, tímido y superado por las circunstancias, recuerdo que incluso el pobre Peter Parker tuvo problemas de acné.

Y es aquí donde encuentro la verdadera grandeza del género, en este pequeño detalle. Más allá de sus colores llamativos y sus habilidades extraordinarias, por encima del cliché y las convenciones, lo que de verdad me gusta de los cómics de Superheroes es que, en el fondo, muy en el fondo, los protagonizan personas como nosotros. Subyace un elemento sobrecogedor en esta reflexión: deben hacer frente al día a día, deben equivocarse y hundirse, levantarse para volver a caer, aguantar el tipo ante las adversidades, plantar cara al villano de turno, pagar la hipoteca, amar a la persona equivocada, perder al ser querido, sentirse fuera de lugar. Deben superar sus fobias y sus miedos, aprender a colaborar, conocer mejor sus propias debilidades y por encima de todo, despojados ya de todos sus poderes, deben perseverar.

¿No sucede algo parecido en el aula?

martes, 7 de febrero de 2012

La hora de los valientes

Desde aquí me gustaría agradecer de todo corazón al señor Andrés Palomino la oportunidad de incorporar al Blake de mi dimensión dentro de En clase no se dibuja. Soy consciente del enorme cariño que profesa a sus personajes y prometo obrar en consecuencia con ellos.

Dicho todo esto, y como pienso que Las crónicas PSN es una serie totalmente sobrevalorada, arrojo el guante a su creador para que me devuelva el ataque. Tal como yo lo veo, ninguno de sus trasuntos de frikis aguantaría un asalto con mis muchachos, empezando por el tal Abelman y el tal Tonino, que llorarían como grupies ante Justin Bieber si se topasen con uno de mis chicos de la ESO.

¡Ahí queda eso!

Y por cierto: Kull es como Conan, pero con coletas.

¡Vengadores, reuníos!

Bueno, dejamos de lado las reivindicaciones por un par de tiras. Leí en un blog que la prensa yanki ha comentado acerca del último trailer de la peli de Josh Weddon algo tan maravilloso como que "hace revivir los mejores momentos de nuestra infancia". No se yo si será para tanto, pero el caso es que algunos de mis alumnos (el círculo caspa, que digo yo...) lo vio ayer.
Hoy he sido abordado en el patio dos o tres veces acerca de mi opinión, lo cual me alegra. Y por supuesto, frente los embates que afectan al mundillo educativo "ellos tienen un ejército", pero "nosotros tenemos a Hulk".

jueves, 2 de febrero de 2012

Optimismo

Me preguntaba un alumno cómo es posible que Xaume siempre apareza en manga corta, con la de frío que hace estos días. Evidentemente, tiene los mismos motivos que Charlie Brown, Tintín, Superman e incluso mi queridísimo Calvin.
En otro orden, tengo un compañero que acude al IES lleno de optimismo, almuerza unos chuscos de pan más grandes que mi brazo izquierdo y siempre le acompaña una botella de agua de las grandes, de las de litro y medio. Hoy nos hemos enterado de una mala noticia con respecto a su salud, desde aquí confiamos en que se recupere.
Seguro que lo consigue.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Malos tiempos para ser profe...

Nubes negras amenazan en el panorama educativo, la verdad. Y ante el temporal que asoma para los próximos años tenemos dos opciones: o nos encerramos en casa para amortiguar sus efectos o empezamos a reírnos de él.